Skip to main content

Guía rápida sobre la elegibilidad y los beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP)

Cómo saber si usted puede obtener asistencia del SNAP

La elegibilidad para el SNAP es complicada. Si usted cree que necesita asistencia, es mejor solicitar.

Notas: Algunos estados usan un nombre diferente para el SNAP, como el Programa de Cupones para Alimentos, CalFresh, o beneficios alimentarios. Todos los estados ofrecen el programa.

El SNAP tiene reglas y recursos especiales en caso de desastres naturales.

La mayoría de las familias y de los individuos que cumplen con las pautas de ingresos del programa son elegibles para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (en inglés Supplemental Nutrition Assistance Program o SNAP) y que anteriormente se denominaba Programa de Cupones para Alimentos (en inglés Food Stamps). La cantidad de beneficios del SNAP para una familia se basa en sus ingresos y en determinados de sus gastos. Aquí se presenta un breve resumen de las normas de elegibilidad para el SNAP y del cálculo de beneficios que entraron en vigor el año federal fiscal de 2023, el cual comenzó en octubre de 2022.

El Congreso y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (en inglés U.S. Department of Agriculture o USDA) modificaron temporalmente la elegibilidad y los beneficios del SNAP en respuesta a la pandemia del COVID-19. A continuación, también se describen los cambios que tienen vigencia a partir de octubre de 2022.

De manera independiente, el Departamento de Agricultura revisó en octubre de 2021 el Plan de Alimentos Económicos (en inglés Thrifty Food Plan o TFP) con el que se aumentaron los niveles de beneficios del SNAP a inicios de octubre de 2021 (y para los años posteriores). (Consulte el recuadro “Varios factores de importancia han afectado los beneficios del SNAP en los últimos años” para ver el impacto de tales factores en el SNAP.)

Determinación de elegibilidad

En virtud de las normas federales, el ingreso y los recursos de un grupo familiar[1] debe demostrar el cumplimiento de tres requisitos:[2]

  • Ingreso mensual bruto: es decir, el total de los ingresos del hogar antes de que se aplique cualquiera de las deducciones del programa; el ingreso mensual bruto debe ser o estar, por lo general, por debajo del 130 por ciento del umbral de la pobreza. En el caso de una familia de tres personas, el umbral de la pobreza empleado para calcular los beneficios del SNAP en el año fiscal 2023 es de $1,920 mensuales. Por tanto, el 130 por ciento del umbral de la pobreza para una familia de tres personas es de $2,495 mensuales, cerca de $29,940 al año. El nivel de pobreza es mayor para familias más grandes y menor para familias más pequeñas.[3]
  • El ingreso neto, o ingresos del hogar después de que se apliquen las deducciones: el ingreso neto debe ser o estar por debajo del umbral de la pobreza.
  • Los bienes deben estar por debajo de ciertos límites: los hogares sin una persona que tenga 60 años o más, o sin una persona que tenga una discapacidad deben tener bienes de $2,750 o menos, y los hogares donde sí haya una persona de 60 años o mayor o con una discapacidad deben tener bienes de $4,250 o menos.[4]

¿Qué se cuenta como ingresos? El SNAP calcula el efectivo proveniente de todas las fuentes de ingresos, entre estos: ingresos salariales (antes de que se hagan las reducciones tributarias de nómina) e ingresos no salariales como, por ejemplo, asistencia en efectivo, Seguro Social, seguro de desempleo y manutención infantil.

¿Qué se cuenta como bienes? Normalmente, los recursos que el hogar tiene disponibles para la compra de alimentos, por ejemplo, el dinero que se tenga depositado en las cuentas bancarias se cuenta como bienes. Las pertenencias que no sean accesibles como, por ejemplo, la vivienda de un hogar, los artículos personales y los ahorros para la jubilación, no se tienen en cuenta. La mayoría de los automóviles no se tiene en cuenta.[5] Los estados tienen la opción de moderar los límites de bienes y muchos lo han hecho.

¿Quién no es elegible? Algunas personas están en categorías que no son elegibles para el SNAP a pesar de sus ingresos o bienes, por ejemplo, estar en huelga, estar sin estatus migratorio documentado, estar cursando estudios superiores por más de medio tiempo, [6]o ser parte de determinados grupos migratorios que residan legalmente.[7] En varias zonas del país, los adultos de entre 18 y 49 años, sin empleo, sin hijos y en un hogar donde no hay personas con discapacidades solo pueden recibir beneficios del SNAP por hasta tres meses, cada tres años; adicionalmente, los estados tienen gran autoridad para ampliar los requisitos de empleo a muchos de los hogares que reciban beneficios del SNAP. (Consulte el recuadro “El límite de los tres meses.”)

El límite de los tres meses

Muchos adultos sin dependientes deben cumplir con ciertos requisitos para seguir siendo elegibles para el SNAP

Las personas que tienen entre 18 y 50 años de edad solo pueden recibir beneficios del SNAP durante tres meses cada tres años, a menos que se encuentren trabajando o que estén en un programa laboral o de capacitación de por lo menos de 20 horas semanales. Algunas personas están exentas de cumplir con este requisito, por ejemplo, quienes vivan con menores en el hogar, quienes no estén física o mentalmente aptos para trabajar, embarazados y otras personas a quienes se les haya otorgado una exención al límite de los tres meses.

Como respuesta a la pandemia, el Congreso suspendió el límite de los tres meses hasta un mes después de que termine la emergencia federal de salud pública.a Además, algunos de los estados suspendieron temporalmente sus requisitos de capacitación o de búsqueda de empleo.

Cuando el límite de los tres meses entre en vigencia, la ley les permitirá a los estados suspenderlo en las áreas que se mantienen con altas tasas de desempleo. Antes de la pandemia, el límite de tiempo se imponía en por lo menos una porción del estado en la mayoría de los estados. Normalmente, puede obtenerse más información sobre el límite de tiempo en http://www.fns.usda.gov/snap/able-bodied-adults-without-dependents-abawds. Para obtener los requisitos de elegibilidad de un estado en particular, visite la agencia del SNAP estatal.

a El tiempo límite no se suspende en unos cuantos estados que se han comprometido a proporcionar 20 horas de actividades laborables calificables por cada adulto sujeto a esta norma.

Cálculo de la cantidad de beneficios

El SNAP anticipa que las familias beneficiarias gasten el 30 por ciento de sus ingresos netos en alimentos. Las familias sin ingresos netos reciben el beneficio máximo, que se acopla al Thrifty Food Plan (TFP) del USDA, es decir, a un plan de alimentación con el objetivo de proporcionar la nutrición adecuada y acorde con los Lineamientos Alimentarios para Estadounidenses y que los hogares de bajos ingresos pueden comprar y preparar con la premisa de que toman grandes medidas para hacer rendir el presupuesto de la compra de alimentos. En agosto de 2021, el USDA anunció una actualización, pendiente desde hace mucho tiempo, al TFP que aumentó los beneficios del SNAP y que ayuda a millones de familias para que puedan pagar el costo de una alimentación nutritiva y saludable.

Para los hogares con ingresos netos, el beneficio mensual del SNAP es igual al beneficio máximo para un hogar de ese tamaño menos la contribución esperada del 30 por ciento de sus ingresos netos.[8] Durante la pandemia, aquellas normas para el cálculo de beneficios se suspendieron temporalmente debido a las asignaciones por emergencia (en inglés emergency allotment o EA), las cuales les proporcionaron a los hogares los beneficios máximos del SNAP y siguen vigentes en muchos estados.[9]

La tabla 1 muestra los niveles del beneficio máximo del SNAP del año fiscal 2023 para los hogares de diferentes tamaños y los beneficios estimados promedio (sin los aumentos temporales relacionados con la pandemia aún vigentes en la mayoría de los estados). Por ejemplo, al considerar una familia de tres personas: si la familia no tuviera ingresos, recibiría un beneficio máximo de $740 mensuales; si tuviera $600 de ingresos mensuales netos, recibiría el beneficio máximo ($740) menos el 30 por ciento de sus ingresos netos (el 30 por ciento de $600 es $180), es decir, $560. En promedio, los hogares del SNAP recibieron cerca de $240 mensuales en los años fiscales de 2019 y 2020, antes de la pandemia y del aumento del TFP. El promedio de beneficios del SNAP por persona era de $121 mensuales, que vienen a ser casi $4.00 diarios por persona.[10] Desde abril de 2020, el promedio de los beneficios del SNAP ha sido mayor debido a la legislación que otorgó aumentos temporales durante la emergencia de salud pública por COVID-19. Para el año fiscal de 2023, una vez se terminen las medidas temporales, calculamos que los beneficios del SNAP por personas se promediarán a casi $186 mensuales, o sea, $6.10 diarios por persona, entre los que se ya se incluyeron el incremento del Plan de Alimentos Económicos y los efectos de la inflación reciente en el costo de los alimentos.[11] (Consulte el recuadro “Varios factores de importancia han afectado los beneficios del SNAP en los últimos años.”)

TABLA 1
Beneficios del SNAP por tamaño de hogar
Tamaño del hogarBeneficio máximo mensual, 
año fiscal 2023
Beneficio mensual promedio estimado, año fiscal 2023*
1$281$197
2$516$377
3$740$586
4$939$718
5$1,116$842
6$1,339$981
7$1,480$1,062
8$1,691$1,282
Cada persona adicional$211 

* Los beneficios promedios estimados se basan en los datos de las Características para el Control de Calidad de los Hogares del SNAP para el año fiscal 2019, los datos más recientes con esta información adaptados para incorporar los beneficios máximos actualizados para el año fiscal 2023. Durante la emergencia de salud pública, la mayoría de los estados les han proporcionado a los hogares las asignaciones por emergencia o el beneficio máximo para un hogar del tamaño correspondiente. Para abril de 2021, los estados les proporcionaron a los hogares beneficios adicionales de EA iguales al beneficio más alto de $95 o la diferencia entre el beneficio máximo para el hogar del tamaño correspondiente y el beneficio atribuido inicialmente. Los beneficios promedios estimados que se presentan aquí corresponden a las normas habituales de beneficios del SNAP y no incluyen las EA.

Fuente: “SNAP – Fiscal Year 2023 Cost-of-Living Adjustments,” USDA, 9 de agosto, 2022, https://www.fns.usda.gov/snap/fy-2023-cola. Los beneficios del SNAP en Alaska, Hawái, Guam y las Islas Vírgenes son mayores que en los otros 48 estados y Washington, D.C. porque los estándares de elegibilidad de ingresos, los beneficios máximos y las cantidades deducidas son diferentes en esos estados y territorios.

Varios factores de importancia han afectado los beneficios del SNAP en los últimos años

Los beneficios del SNAP se ajustan cada año en octubre para responder a la inflación. Por lo general, aquellos son cambios relativamente mínimos. Sin embargo, en los últimos años, los hogares del SNAP han tenido experiencias de ajustes significativos en sus beneficios del SNAP.

En primer lugar, el Congreso decretó dos aumentos temporales de beneficios como respuesta a las adversidades que iban en aumento durante la emergencia de salud pública por COVID-19.

  • Uno de estos ya terminó: un incremento temporal del 15 por ciento en los beneficios del SNAP que la Ley de Alivio por COVID-19 de diciembre de 2020 estableció y que el Plan de Rescate Estadounidense amplió, expiró a finales de septiembre de 2021.
  • El segundo, las asignaciones por emergencia, terminarán cuando termine la emergencia federal de salud pública o cuando la designación estatal de emergencia se termine. Los hogares que estén recibiendo beneficios del SNAP tendrán un recorte substancial de beneficios en ese momento, aunque esto dependerá de las decisiones sobre la trayectoria de la emergencia de salud pública y de las políticas de los estados. (Para este último verano, 17 estados ya habían dado por terminadas las asignaciones por emergencia).

En segundo lugar, la revisión del USDA al TFP, plan que se emplea para establecer la cantidad de asistencia nutricional que reciben los hogares participantes en el SNAP, permite que el programa pueda proporcionar beneficios que reflejen con más precisión el costo de una alimentación saludable. El Congreso le ordenó al USDA que emprendiera dicha actualización, dirigida por científicos, al TFP en la Ley Agrícola de 2018 propuesta bipartidariamente. Esta actualización, pendiente desde hace mucho tiempo, entró en vigencia en octubre de 2021 y subió el beneficio máximo del SNAP a un 21 por ciento en el año fiscal 2022 y para los años siguientes en comparación con lo que habría sido si no se hubiera actualizado el TFP.

En tercer lugar, el precio de los alimentos subió rápidamente a inicios del otoño de 2021. Los niveles de beneficios del SNAP (así como muchas otras normas del programa) se ajustaron a la inflación anualmente en octubre. Como resultado, este año los beneficios máximos están aumentando por más de 12 por ciento para que el poder adquisitivo de los hogares no se desplome debido al alto costo de los alimentos.

En esencia: los hogares perciben un enorme incremento en los beneficios del SNAP en octubre de 2022 que tiene en cuenta el alto costo de los alimentos; sin embargo, la mayoría de los hogares percibirán un recorte substancial de beneficios, muy posible a finales del año fiscal 2023, cuando terminen las asignaciones por emergencia. Los beneficios del SNAP después de que se impartan los recortes serán, sin embargo, más altos de lo que serían sin que el USDA hubiera actualizado el TFP.

Las deducciones juegan un papel importante al establecer los beneficios del SNAP. Estas reflejan el hecho de que no todos los ingresos de un hogar están disponibles para la compra de alimentos; algunos deben emplearse para cubrir otras necesidades. Al establecer los ingresos disponibles (o netos), el programa permite las siguientes deducciones a los ingresos mensuales brutos de un hogar:

  • deducción estándar por el cubrimiento de cualquier costo básico inevitable;[12]
  • deducción de entradas igual al 20 por ciento de entradas (esto es por los gastos relacionados con el empleo y de los impuestos de nómina, a la vez de ser incentivo laboral);
  • deducción por cuidado a dependientes por los gastos a pagar por cuenta propia por cuidado infantil u otros gastos de cuidado para las personas dependientes que sean necesarios para que una de las personas del hogar trabaje o participe en un programa educativo o de capacitación;
  • deducción por manutención infantil por cualquier instancia de manutención infantil que una persona del hogar esté obligada a pagar;[13]
  • deducción por gastos médicos por los gastos médicos a pagar por cuenta propia que sean mayores a $35 mensuales en los que incurra un adulto mayor o una persona con discapacidades del hogar; [14]y
  • deducción por exceso de albergue, establecida en la cantidad en que los costos de vivienda del hogar (incluidos los servicios públicos)[15] excedan la mitad de los ingresos netos después de que se apliquen las otras deducciones. Por ejemplo, la deducción por exceso de albergue en 48 estados y en el Distrito de Columbia se limita a $624 en 2023 a no ser que por lo menos una persona del hogar sea un adulto mayor o tenga una discapacidad.[16]

Todos los hogares del SNAP pueden recibir la deducción estándar. Cerca de dos tercios (un 70 por ciento) de los hogares del SNAP se valen de la deducción por albergue, mientras que cerca de un 30 por ciento de los hogares (y más de la mitad de los hogares con menores) se valen de la deducción de entradas. En cambio, son pocas las proporciones de los hogares que se valen de las deducciones por cuidado a dependientes, manutención infantil y gastos médicos: 3 por ciento, 2 por ciento y 6 por ciento, respectivamente.[17] (Para ver un ejemplo de cómo las deducciones afectan los niveles de beneficios, consulte el recuadro “Ejemplo: cálculo de los beneficios mensuales de un hogar del SNAP.”)

Ejemplo: Cálculo de los beneficios mensuales del SNAP para un hogar

En una familia de tres personas hay una persona que trabaja de tiempo completo y recibe el salario mínimo, hay dos menores, los gastos por cuidado a dependiente son de $54 mensuales y los costos por albergue son de $1,092 mensuales.a

  • Paso 1 — Ingresos brutos: el salario mínimo federal se encuentra actualmente a $7.25 por hora. Trabajar de tiempo completo a este nivel genera entradas mensuales de $1.257.
  • Paso 2 — Ingreso neto para deducción por albergue: se parte de los ingresos mensuales brutos de $1,257. Se resta la deducción estándar para un hogar de tres personas ($193), la deducción por entradas (20 por ciento multiplicado por $1,257 o $251), y la deducción por cuidado infantil ($54). El resultado es $759 (ingreso contable A).
  • Paso 3 — Deducción por albergue: se inicia con el costo de albergue de $1,092. Se resta la mitad del ingreso contable A (la mitad de $759 es $380) y el resultado es $712. Como hay un tope de $624 en la deducción por albergue, la deducción por albergue de este hogar es de $624.
  • Paso 4 — Ingresos netos: se resta la deducción por albergue ($624) del ingreso contable A ($759) y el resultado es $135.
  • Paso 5 — La contribución esperada del hogar para los gastos de alimentación: el 30 por ciento de los ingresos netos del hogar ($135) son cerca de $41.
  • Paso 6 — Beneficios del SNAP: el beneficio máximo del SNAP en 2023 para una familia de tres es de $740. El beneficio máximo menos la contribución esperada del hogar ($740 menos $41) es igual a casi $699. El beneficio mensual del SNAP para la familia es de $699. b

a Los costos para el cuidado de personas dependientes en este ejemplo representan la mediana del copago que los estados exigían en los programas de asistencia para el cuidado infantil en 2021, para una familia de tres en el umbral de la pobreza con un menor bajo cuidado infantil, según el reporte de National Women’s Law Center, “At the Crossroads: State Child Care Assistance Policies 2021,” https://nwlc.org/resource/at-the-crossroads-state-child-care-assistance-policies-2021/. La cantidad supuesta de $1,092 por costos de albergue representa la mediana de los costos de albergue de 2019 de las familias trabajadoras de tres personas, con dos menores, que devengan por lo menos $500 mensuales, según un análisis del CBPP de los datos para el Control de Calidad del SNAP de 2019, y con los índices de inflación agregados para el año fiscal 2023.

b Las cifras calculadas se redondean. Este cálculo muestra la fórmula de beneficios habitual del SNAP sin las asignaciones por emergencia. En virtud de la política de asignaciones temporales por emergencia, que ya ha terminado en algunos estados, un hogar recibe el beneficio máximo correspondiente su tamaño. Si la diferencia entre el beneficio máximo y el beneficio atribuido inicialmente es menos a $95, entonces la asignación por emergencia del hogar se incrementa a una cifra que no sea superior a los $95. Para este hogar, la diferencia entre el beneficio máximo ($740) y el beneficio atribuido inicialmente ($699) es de $41. Como $41 es menos que $95, el hogar recibe $54 adicionales para un total de $95 como asignación por emergencia, y un beneficio total de $794.

End Notes

[1] Para el SNAP, un “grupo familiar” consta de personas que viven juntas en la misma residencia y que compran y cocinan alimentos de manera conjunta.

[2]Aquí se presentan las normas para los 48 estados y el Distrito de Columbia. Alaska, Hawái, Guam y las Islas Vírgenes participan en el SNAP, pero están sujetos a niveles diferentes de elegibilidad, de beneficios y de deducciones. Puerto Rico, Samoa Americana y la Mancomunidad de las Islas Marianas del Norte no participan en el programa como los demás estados, sino que, en su lugar, reciben una subvención en bloque (en inglés block grant) de asistencia nutricional. Varias normas del programa se ajustan anualmente teniendo en cuenta los índices de inflación; para ver los índices de los años fiscales anteriores, visite: https://www.fns.usda.gov/snap/cost-living-adjustment-cola-information.

[3] Los hogares con personas que sean adultos mayores o personas que tengan una discapacidad son “categóricamente elegibles” para el SNAP ya que ellos participan en otro programa de seguridad económica como, por ejemplo, Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (en inglés Temporary Assistance for Needy Families o TANF) o Seguridad de Ingreso Suplementario (en inglés Supplemental Security Income o SSI), y no están sujetos a demostrar que cumplen con los requisitos de ingresos mensuales brutos.

[4]Los límites de ingresos y de bienes no se aplican a los hogares que son categóricamente elegibles para el SNAP. Consulte Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, “Broad-Based Categorical Eligibility (BBCE),” 9 de junio, 2022, https://www.fns.usda.gov/snap/broad-based-categorical-eligibility para ver una lista de los estados que han eliminado las pruebas de ingresos o de bienes para la mayoría de la cantidad de casos al expandir las categorías de elegibilidad.

[5]Las normas federales del SNAP incluyen, dentro del límite de bienes, el valor en el mercado de la mayoría de los vehículos si está por encima de una cantidad determinada (actualmente de $4,650), pero los estados tienen una flexibilidad considerable para aplicar normas de bienes vehiculares menos restrictivas y cada estado ha optado por aplicar dicha flexibilidad.

[6] Como respuesta a la pandemia, el Congreso creó temporalmente nuevas excepciones a la norma general que hace que muchos estudiantes universitarios no sean elegibles para el SNAP.

[7]En general, las personas que tengan un estatus de residencia legal, que hayan permanecido en los Estados Unidos por al menos cinco años y que sean menores inmigrantes, personas refugiadas y en asilo, o adultos inmigrantes que cumplan ciertos requisitos, son elegibles para el SNAP. En algunos casos, los ingresos y los recursos del patrocinador de un inmigrante se incluye para calcular la elegibilidad del inmigrante. Para obtener información más detallada sobre la elegibilidad de las personas que no son ciudadanos, visite: http://www.fns.usda.gov/snap/snap-policy-non-citizen-eligibility.

[8] Los hogares elegibles con una o dos personas cumplen los requisitos para, por lo menos, un “beneficio mínimo,” que es de $23 para el año fiscal 2023 en los 48 estados y en el Distrito de Columbia (con cantidades más altas para Alaska, Hawái, Guam y las Islas Vírgenes).

[9]Todos los estados han proporcionado las asignaciones por emergencia, aprobadas en marzo de 2020 y, hasta el verano de 2022 todos los estados, a excepción de 16, las seguían proporcionando. El USDA puede aprobar a los estados para que las proporcionen durante el tiempo que el gobierno federal declare la emergencia de salud pública y que el estado haya expedido una declaración de emergencia o desastre. En los estados donde se proporcionan las EA, todos los hogares reciben un beneficio máximo según sea su tamaño; si la diferencia entre el beneficio máximo y el beneficio original del hogar – indicado en la fórmula de beneficios del SNAP – es menos de $95, entonces la EA del hogar se aumenta a un valor que no sea inferior a $95. Consulte USDA, “USDA Increases Emergency SNAP Benefits for 25 million Americans; Ensures COVID-19 Relief Reaches Those Struggling the Most,” 1 de abril, 2021, https://www.fns.usda.gov/news-item/usda-006421.

[10]Estas cifras representan el cálculo de beneficios después de la terminación de las EA. Los beneficios mensuales promedio del SNAP por hogar y por persona que se presentan aquí para los años fiscales de 2019-2020, se basan en los datos mensuales desde octubre de 2018 hasta febrero de 2020 (reportados en septiembre de 2022).

[11] Se aplicaron los análisis del CBPP sobre los datos característicos de los hogares del SNAP del año fiscal 2019 con los ingresos y gastos con la inflación monetaria para el año fiscal 2023 junto a los parámetros para los beneficios del SNAP del año fiscal 2023. Cerca de un 65 por ciento del aumento desde la cifra antes de la pandemia de $4.00 se atribuye a la revisión del TFP; cerca de 35 por ciento se atribuye a la inflación.

[12] La deducción estándar varía según el tamaño del hogar. Por ejemplo, en 48 estados y en el Distrito de Columbia, es de $193 por hogar de una a cuatro personas, y de $225 y $258 para hogares con cinco y con seis o más personas respectivamente (año fiscal 2023).

[13] Algunos de los estados han reemplazado la deducción por pagos de manutención infantil con una exclusión de ingresos en la misma cantidad en virtud de una opción para los estados promulgada en la Ley Agrícola de 2002.

[14]Hay evidencias que sugieren que esta deducción no se emplea lo suficiente. Ver Ty Jones, “SNAP’s Excess Medical Expense Deduction: Targeting Food Assistance to Low-Income Seniors and Individuals With Disabilities,” CBPP, 20 de agosto, 2014, https://www.cbpp.org/research/snaps-excess-medical-expense-deduction.

[15]Para simplificar los cálculos de los beneficios del SNAP, en lugar de solicitarle a los miembros del hogar una verificación de los gastos reales para el pago de los servicios públicos, los estados tienen permitido agregar un “suplemento estándar por servicios públicos” a los demás gastos de vivienda de un hogar y emplear la suma restante cuando se establezca la deducción de albergue de la familia.

[16]Para ver un análisis detallado de la reducción por albergue, consulte: Dorothy Rosenbaum, Daniel Tenny, and Sam Elkin, “The Food Stamp Shelter Deduction: Helping Households with High Housing Burdens Meet Their Food Needs,” CBPP, junio de 2002, https://www.cbpp.org/7-1-02fs.pdf.

[17] Análisis del CBPP de los datos de las Características del Control de Calidad de los hogares del SNAP en 2019.